Huelga general 14N

Huelga general 14N15 de noviembre de 2012. Con el doble de músicos, y casi el doble de cantantes de lo habitual, la Solfónica acude a la manifestación que llena las plazas y calles del centro dentro de la jornada de Huelga General. Alegría por tanta gente nueva. Hemos aportado nuestra gota de música y textos a una marea humana que ha tardado más de una hora en atravesar la glorieta de Atocha.

Nuestra primera intervención desde la cuesta de Moyano nos permite calentar la voz en un ambiente ruidoso, reivindicativo y tranquilo dentro de lo esperado. Los espectadores participan con interés.La segunda actuación tiene lugar en una orilla del Paseo del Prado,  a la altura de la Bolsa. Enlazamos canciones de cambio, esperanza, protesta, denuncia … y el público que viene de vuelta de la manifestación se congrega en gran número a nuestro alrededor. Corean las más conocidas con entusiasmo. Lucía, de unos diez años, ha conseguido colocarse triunfante a la primera fila

Se oyen las primeras detonaciones y no son petardos. El humo se eleva en la noche de Madrid. Los niños han desaparecido y un par de avalanchas humanas inician la carrera desde 100 metros más abajo, en Neptuno, hacia nuestra posición, deteniéndose al poco. Cunde el desasosiego entre el público, que David calma preguntándoles con una sonrisa: ¿un poco de música? ¿si?

Decidimos seguir enviando al aire nuestras canciones y nuestros mensajes. Queremos sentirnos seguros haciendo lo que sabemos que está bien, y el público y la Solfónica están conectados. El ambiente se ha cargado de inquietud entre los amagos de carrera y los repetidos disparos, pero hemos conseguido crear, como dice Cristina, una burbuja de música que nos hace sentir arropados. Furgones con luces azules de la policía pasan velozmente a nuestro lado subiendo y bajando de Cibeles a Neptuno. Algunos jóvenes les arrojan piedras y botellas y responden airadamente a nuestras llamadas de calma.

Intentamos agotar nuestras últimas reservas de energía positiva tratando de reorganizarnos y cantar en Neptuno. Los policías con cascos y escudos han tomado posiciones y dentro de la plaza en una calma tensa se han congregado  grupos dispersos de manifestantes pacíficos. El jefe de una patrulla nos advierte que estamos en la línea de fuego que mantienen con los que lanzan piedras …Los más audaces de entre nosotros quieren cantar. Ya han pasado cuatro horas desde la primera actuación y nuestras fuerzas están mermadas. Volvamos a casa que mañana hay que trabajar y aún tendremos que cantar muchos días.

Y usted preguntará ¿porqué cantamos?Porque somos militantes de la vida
porque no queremos dejar que la canción se haga cenizas  
porque el grito no es bastante,
y no es bastante el llanto ni la bronca,
porque el sol nos reconoce,
porque el campo huele a primavera
y porque en este tallo, en aquel fruto
cada pregunta tiene su respuesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s